Doctora González VecinoDoctora González Vecino: Cirugía estética Madrid
Doctora González Vecino
Doctora González Vecino
Doctora González Vecino
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Elevación mamaria
(mastopexia)

¿En qué consiste?

La elevación mamaria o mastopexia es una intervención quirúrgica destinada a elevar y colocar la mama en mujeres con un pecho caído, que suele ir asociado a una piel laxa y a una pérdida de volumen en la parte superior de las mamas.

Esta circunstancia es frecuente en mujeres tras los embarazos, aunque también puede darse en mujeres que no hayan tenido gestaciones, tras pérdidas de peso, por el paso de los años o por una piel excesivamente laxa.

Planificación de la cirugía

La planificación de la cirugía es quizá una de las partes más importantes a la hora de realizar una mastopexia.

Es importante tener en cuenta:

Los deseos y expectativas de la paciente.

Las medidas de la mama, anchura, posición de la areola, surco submamario y polos inferiores de la mama.

La configuración del tórax de la paciente.

El grosor o “pinch test” de los tejidos de la paciente.

La presencia de asimetrías entre ambas mamas.

Elevación mamaria (mastopexia)

Tipos de cicatrices

Existen tres tipos de cicatrices que se asocian a esta cirugía y que nos permiten elevar la mama y darle un aspecto más firme y rejuvenecido:

Cicatriz periareolar.

Cicatriz vertical.

Cicatriz en “T” invertida.

La elección de un tipo de cicatriz u otra depende de la exploración de la paciente.

En general, si la mama está muy caída o tiene mucho exceso de piel necesitaremos hacer más cicatriz que en aquellos casos en los que la caída sea menor o haya menos laxitud del tejido.

En función de la exploración y los deseos de la paciente tendremos la opción de realizar la elevación mamaria con o sin implantes:

➊ Mastopexia SIN implantes

Suele estar indicada en pacientes que tienen un volumen mamario adecuado y que no desean incrementarlo.

En estos casos la intervención consiste en subir la mama y utilizar el propio tejido de la paciente para remodelar el pecho. Es frecuente realizar una cicatriz en “T invertida” en aquellos casos en los que la paciente cuenta con un volumen mamario suficiente.

Cuando se realiza una mastopexia SIN implantes, podemos usar la propia grasa de la paciente para mejorar la zona del escote o aportar algo de volumen a las mamas.

La grasa no sustituye el efecto que proporcionan los implantes en cuanto a volumen y firmeza, pero nos ayuda en el proceso de remodelación mamaria cuando no usamos implantes.

➋ Mastopexia CON implantes

La mejor indicación para realizar una mastopexia CON implantes es en aquellas mujeres que quieren subir el pecho y rellenar la parte superior de la mama de forma más o menos permanente, así como incrementar la firmeza de pecho.

Una de las cuestiones que más preocupa a las pacientes es saber cómo va a quedar un determinado volumen en su cuerpo en el caso de la mastopexia con implantes.

Para resolver esta duda, en la consulta utilizaremos un sistema de medidores o probadores externos que simulan el volumen definitivo del implante que elijamos y permiten que la paciente perciba cómo puede quedar un determinado volumen en su cuerpo.

Tanto en la mastopexia con como sin implantes es posible reducir el diámetro de la areola, que, con frecuencia, se distiende tras los embarazos o lactancias y en ocasiones con el paso de los años.

El consumo de tabaco disminuye el aporte de vascularización a los tejidos y aumenta el riesgo de complicaciones.

Por ello, recomendamos a nuestras pacientes que suspendan el consumo de tabaco un mes antes y un mes después de la cirugía para disminuir el riesgo de complicaciones. Los fumadores tienen un riesgo aumentado de problemas de cicatrización.

Los implantes

Existen dos tipos de implantes en función de su forma:

Implantes redondos.

Implantes anatómicos o con forma de gota o de mama.

Cada paciente debe ser valorada y aconsejada de manera individual sobre qué tipo de implantes son más adecuados para ella. Los deseos de la paciente y la exploración serán clave a la hora de decidir la forma y el volumen más adecuado de implante para cada paciente.

Los implantes son de gel de silicona de alta cohesividad.

Solamente utilizamos implantes de alta gama aprobados por las agencias de seguridad farmacológica tanto a nivel europeo como de EE. UU. (FDA). Trabajamos con implantes de la marca Mentor.

La cirugía

En aquellos casos en los que haya tejido suficiente y si la paciente así lo desea, podemos realizar una elevación de la mama sin implantes.

Dependiendo de la cantidad de piel que sobre o de lo que haya que subir la mama, se realizarán las incisiones descritas previamente.

En los casos en los que hay poco tejido o la paciente desea rellenar la parte superior de la mama de una manera más definitiva, colocamos implantes mamarios.

Los implantes mamarios serán colocados detrás del músculo pectoral mayor, lo cual dará un resultado más natural y permitirá una mayor estabilidad del resultado estético.

Una vez hecho el “bolsillo” que alojará el implante y antes de su colocación, procederemos a irrigar este “bolsillo” con una solución antibiótica que permite disminuir la probabilidad de contaminación del implante y por tanto de posibles complicaciones futuras.

Los implantes se introducen mediante la técnica “no touch technique” de tal forma que la colocación será absolutamente aséptica.

Las suturas que se realizan son internas, no hay suturas externas. Gracias a esto las cicatrices serán finas líneas que irán mejorando con el paso del tiempo hasta ser prácticamente imperceptibles.

Al final de la cirugía se colocan unos drenajes que permiten la salida de cierta cantidad de líquido y evitan que este se acumule dentro de la mama.

Estos drenajes son sistemas de seguridad que permiten evacuar el líquido y disminuir la inflamación que éste puede ocasionar.

Estos drenajes se quitan habitualmente al día siguiente de la cirugía, antes de que la paciente reciba el alta médica.

La paciente sale del quirófano con un vendaje que se retirará al día siguiente de la cirugía y se sustituirá por un sujetador tipo deportivo.

Este sujetador se deberá mantener durante 1 mes tras la cirugía.

Preguntas habituales

Duración de la intervención

La mastopexia tiene una duración de entre 2,5 y 3,5 h, dependiendo de los casos.

Esta intervención requiere una noche de ingreso en el hospital.

Anestesia

La mastopexia con o sin implantes se realiza bajo anestesia general. Esta es sin duda la opción más segura para realizar una cirugía mamaria.

Nuestros anestesistas están altamente especializados en las intervenciones que realizamos por lo que la técnica es muy segura y la sensación a la hora de dormirse y despertarse será agradable y placentera.

Hospitalización

Las pacientes deberán permanecer ingresadas una noche en el hospital.

Recuperación

La mastopexia es una intervención con una recuperación relativamente rápida si se siguen las recomendaciones del cirujano en cuanto a actividad, pauta analgésica posterior y cuidados.

Las pacientes deberán llevar un sujetador deportivo que les proporcionaremos el día del alta. Deberán mantenerlo durante el primer mes tras la intervención.

Al día siguiente de la cirugía, la paciente recibirá un informe en el que se detalla la medicación que debe tomar para tener la menor molestia posible y facilitar una buena recuperación postoperatoria.

Las pacientes con trabajos sedentarios podrán incorporarse entre los 7 y los 10 días después de la cirugía.

Para coger peso, realizar deporte u otra actividad física intensa habrá que esperar un mes.